KYC / AML: la guía definitiva para comprender qué diablos se supone que debes hacer para cumplir en los EE. UU

jan-folwarczny-ZXBPMnNVtlE-unsplash (1)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si has leído nuestros artículos anteriores, quizás ya comprendas cómo funcionan las reglamentaciones “Know Your Customer” (KYC) para FinTechs en diferentes partes del mundo, tales como Europa y Latinoamérica. Ahora es el momento de profundizar un poco más para comprender cómo funcionan estas en los EE. UU. Para empezar, EE. UU. es el hogar de la mayoría de FinTechs en el mundo. El continuo crecimiento económico ha atraído capital e inversión en el sector FinTech, e históricamente, se sabe que tiene un entorno regulatorio estricto para las empresas e inversiones de esta rama (consulta nuestro artículo KYC & AML Para Dummies para comprender la base de KYC como un concepto).

Pero antes de analizar cómo funcionan estas regulaciones, veamos cómo comenzaron. 

Empecemos con una rápida lección de historia de EE. UU.: en la década de 1950, se aprobó la primera regulación moderna de KYC. Esta incluía una lista de reglas que las instituciones financieras debían cumplir para permanecer asegurados por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC), la cual es un tipo de seguro que todos los bancos que guardan dinero de clientes deben tener para evitar la evasión fiscal. Esto mismo formó la base de las leyes modernas de KYC. En la década de 1960, las regulaciones contra el lavado de dinero llegaron a la escena y estuvieron vinculadas con las regulaciones de KYC de la década de 1950. En las décadas de 1980 y 1990, Pablo Escobar tuvo demasiado éxito como contrabandista de cocaína en los Estados Unidos, alimentando la "epidemia del crack" y drenando una gran parte de las riquezas del país en Colombia. La Ley de Control de Lavado de Dinero, la Ley de Abuso de Drogas y la Red de Cumplimiento de Delitos Financieros (FinCEN) entraron en vigor en los Estados Unidos como parte del esfuerzo para combatir estos esquemas de lavado de dinero cada vez más sofisticados. A lo largo de este tiempo, las regulaciones de KYC realmente solo tenían como objetivo prevenir el lavado de dinero y la evasión de impuestos derivadas del tráfico y el contrabando de drogas, pero todo eso cambió en el 2001. Después de los eventos del 11 de septiembre, el gobierno federal de EE. UU. Aprobó la Ley Patriota que combate el financiamiento del terrorismo como una de sus principales misiones, haciendo de KYC un concepto global. ¿Aún sigues con nosotros? Muy bien, vamos un paso más allá y analicemos estas regulaciones.

FinTechs en los Estados Unidos: un marco regulatorio regido por la Ley Patriota 🇺🇸

La Ley Patriota del 2001 introdujo las regulaciones de KYC después del 11 de septiembre y las hizo obligatorias para todos los bancos en los Estados Unidos. Esta misma definió por primera vez los requisitos de KYC y condujo al desarrollo de una versión que la mayoría de los países aplican hoy. También requiere que las instituciones financieras cumplan con AML y KYC más estrictos, incluyendo la Diligencia Debida del Cliente (CDD) el Programa de Identificación del Cliente (CIP), y la Diligencia Debida Mejorada (EDD. Por lo general, se realiza EDD para clientes de mayor riesgo para comprender mejor su actividad comercial.

  • CIP se introdujo el Programa de identificación de clientes (CIP) para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo, la corrupción y otras actividades ilegales. Su objetivo principal es verificar que los clientes sean quienes dicen ser. Requiere que cualquier persona que maneje transacciones financieras se verifique a sí misma. Las instituciones financieras como FinTechs usan CIP para identificar a las personas que desean realizar transacciones con ellos.
  • CDD La Ley Patriota requiere que los bancos o las empresas presenten informes de actividades sospechosas cuando notan comportamientos inusuales o ilegales. Pero sin conocer a sus clientes, las empresas no pueden cumplir con estos criterios. Para lograr el cumplimiento de KYC en los EE. UU., es posible que necesites CDD. Es un componente de la gestión de riesgos y protección de tu empresa. Cuando implementes CDD, debes monitorear y comprender las actividades de los clientes. Luego, puedes usar la información que encuentres para evaluar que tan riesgosos son para tu negocio.

Mucho que digerir, ¿no? Bueno, malas noticias ... ¡hay más!

No olvidemos, la Ley de Secreto Bancario (BSA) que requiere que los bancos e instituciones financieras presenten 5 tipos de informes ante la Red de Ejecución de Delitos Financieros y el Departamento de Tesorería, las cuales regulan las políticas AML para todas las instituciones financieras. Los Informes son: 

  1. Informes de actividad sospechosa (SAR) para transacciones sospechosas en efectivo.
  2. Informes de cuenta bancaria extranjera (FBAR) para cualquier ciudadano o residente estadounidense que posea al menos $ 10,000 en una cuenta bancaria extranjera.
  3. Informes de moneda e instrumentos monetarios (CMIR) para informar a una persona o institución que transporta físicamente instrumentos monetarios (cheques de caja, cheques de viajero y giros postales) de $ 10,000 o más dentro o fuera de los EE. UU.
  4. Informes de transacciones de divisas (CTR) para transacciones en efectivo que superen los $ 10,000 en un día hábil.
  5. Registro de instrumentos monetarios (MIL) para que los bancos mantengan un registro de todas las compras en efectivo (por ejemplo, giros postales, cheques de caja, cheques de viajero) por $ 3,000 y $ 10,000.

¿Recuerdas que hablamos sobre FinCEN durante nuestra lección de historia? Aquí hay más:

A partir de 2016, la nueva regla FinCEN requiere que todos los bancos e instituciones financieras recopilen datos básicos como el nombre, la fecha de nacimiento, la dirección y el número de Seguro Social de las personas que poseen el 25% o más de participación en una entidad legal. 

Uf, definitivamente son muchas entidades y regulaciones 😰

Sin embargo, te puede alegrar saber que las regulaciones pueden ser bastante fáciles de seguir con las soluciones adecuadas, dado que los procesos de KYC son muy similares para cualquier negocio:

  • Primero, debes asegurarte de poder verificar la identidad de un cliente (preferiblemente a través de un servicio electrónico de verificación de identidad); 
  • Segundo, demuestra que está manejando los factores de riesgo; 
  • Y tercero, que puedes monitorear sus cuentas para crear perfiles de riesgo e informar sobre actividades que quedan fuera del uso "regular".    

Como puedes ver, el cumplimiento de KYC para FinTechs no es muy diferente al de otras instituciones financieras en los EE. UU. Incluso si el número de reguladores aquí puede ser un poco aterrador, no olvidemos que KYC no es solo una forma de cumplir sino también de proteger tu negocio. En este momento, debido a la pandemia de COVID-19, las instituciones tales como bancos están sintiendo toda la fuerza de los procedimientos costosos de verificación, la incorporación lenta, y la poca precisión de KYC. Pero dado que el cumplimiento de KYC / AML es imprescindible, podría ser el momento adecuado para implementar una solución moderna y automatizada que permita el proceso de incorporación del cliente y cumpla con las normativas. ¿No estás seguro por dónde empezar? Nuestros consultores de KYC pueden guiarte a través de esto.

Compártelo con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario:

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro blog