¿Sabías que en México, las empresas financieras (o sea bancos y servicios de préstamo) son 3 veces más susceptibles de ser estafadas? Peor aún: según un estudio realizado por Lexis Nexis el año pasado, el monto de dinero que perdieron por causa de fraude es 8 veces más alto que la cantidad declarada por las demás empresas. Para ellas, el gasto por fraude alcanza hasta un 2.39 % de sus ingresos anuales.

¿La razón de esto? Históricamente, la mayoría de las empresas financieras mexicanas tienden a verificar la identidad de un usuario basándose únicamente en los datos estáticos de las oficinas de crédito. ¿El problema con este enfoque? Si la información personal ha sido robada o está alterada, cualquier actor puede usarla para abrir una nueva cuenta. Y con más de 29.000 casos de robo de identidad registrados entre enero y marzo 2019 por la CONDUSEF - una fuerte subida (60%) en comparación con el mismo periodo el año pasado - resultó claro que este sistema había alcanzado sus límites. No es de extrañar que las autoridades mexicanas decidieran establecer las regulaciones ALD/FDT más estrictas de los últimos años. ¿Cómo? A través de sistemas KYC ( Know Your Customer). Esto obliga a las empresas de tecnología financiera a profundizar en las verificaciones de sus usuarios.

Entonces, si estás al mando de una empresa de microcrédito o de préstamos aquí en México, ¡no te desesperes! Porque hay algo que debes saber: existen soluciones para reducir drásticamente el fraude en tu plataforma. Incluso es nuestra especialidad en Mati: estos últimos años, nos hemos dedicado a ayudar a las empresas financieras y de e-commerce a reducir su tasa de fraude online, con una reducción de 93% en promedio. Sí, leíste bien.

¿Te da curiosidad saber cómo? Bueno, la respuesta es bastante sencilla: sólo te hace falta un (buen) proceso de verificación de identidad. Implementar tal proceso te puede ayudar a reducir casi el 100% de la tasa de fraude online, al detectar los tipos de fraude más frecuentes a los que nos enfrentamos, a medida que suceden: el documento presentado por un usuario es falso, la sesión no está sucediendo en el momento, la identificación o la licencia de manejar parece editada, la foto se ve modificada, la cara de la persona no corresponde con la foto de la identificación usada durante la verificación, etc.

Pero ¿qué deberías pedirle a tu futuro cliente para detectar tales fraudes? No te preocupes, puedes estar tranquilo. Por experiencia, he aquí los dos elementos que siempre deberías pedirle a cualquier persona a la cual consideras otorgar un préstamo:

#1 Una identificación oficial

En México, el bien conocido INE está aceptado en todas partes y resulta ser bastante útil. De hecho, la tecnología ROC (para Reconocimiento Óptico de Caracteres) permite sacar mucha información de un documento oficial. Olvídate de las +50 entradas de formularios que solías pedir llenar a tus usuarios y limítate a solicitar que suban una identificación. ¡Tus usuarios (y tu equipo marketing) te lo agradecerán después!

Además, el INE mexicano siempre cuenta con la Clave Única de Registro de Población (CURP). Cada residente o ciudadano mexicano tiene la suya, y el gobierno mexicano gestiona la base de datos de los números CURP. ¡Así que es muy fácil verificar si el usuario existe realmente y si la identificación que proporcionó corresponde con los datos del gobierno!

Por último, obtener una identificación te ayudará también a evitar el fraude incluso antes de que suceda. ¿Sabías que la mayoría de los fraudes (+90%) consisten en alterar la foto de una identificación? Justamente, nuestros algoritmos en Mati fueron entrenados para detectar cualquier modificación, y es lo que nos permite reconocer un usuario sospechoso desde el primer momento.

Así es como Mati trabaja para el usuario final: ¡simple, preciso y rápido!

 

#2 Una prueba de vida

Por supuesto que quieres asegurarte de que tu cliente está vivo – sería raro que no lo estuviera, ¿verdad? Cuando hablamos de “prueba de vida”, se trata de que pidas a tus usuarios que cumplan con una prueba para confirmar que 1/ son la misma persona que aparece en su identificación, y 2/ no pusieron una foto enfrente de la webcam solo para engañarte :)

¿La forma más típica para lograrlo? Pedir a tu usuario que filme su cara y que haga algunos movimientos (por ejemplo, dos círculos con la nariz – sí, justo el movimiento que probablemente acabas de hacer del otro lado de la pantalla 🧐).

Además de KYC, con tan solo estos dos elementos, puedes empezar a llevar a cabo verificaciones más avanzadas que te garantizarán eliminar el fraude en México. A ver, ¿tu nuevo cliente se llama Barack Obama o Joaquín Archivaldo Guzmán Loera (sí, el nombre completo del Chapo)? Okay Sherlock, esto tiene mala pinta.

Gracias a la información obtenida de la identificación y a una tecnología eficiente (a lo mejor… ¿Mati?), podrás comprobar inmediata y automáticamente si el usuario está registrado en una de las principales listas de vigilancia disponibles en el mundo o si aparece en una de las bases de datos manejadas por las autoridades mexicanas. Igual para la capacidad crediticia, o incluso la dirección IP y los registros DNS: si los datos no corresponden, ¡más vale detener el proceso de préstamo de una vez! Estas integraciones y verificaciones automatizadas son la única manera de garantizar una reducción del fraude en México, por lo tanto te conviene elegir un proveedor que las pueda efectuar.

¿Listo para empezar a reducir drásticamente el fraude en tu página web? ¡Te podemos ayudar con esto! Mándanos un 👋 aquí.